La importancia de las normas de seguridad de las puertas automáticas y el sentido común

Avisador luminoso para puertas de garaje automáticasHace 7 años (mayo de 2005) entró en vigor la última directiva comunitaria (Unión Europea) sobre las puertas automáticas y manuales, por la que se obliga a fabricantes e instaladores a cumplir con una serie de obligaciones en materia de seguridad de las puertas.

Uno de los puntos más importantes en la seguridad obligatoria son las fotocélulas detectoras de obstáculos y los avisadores luminosos de apertura y cierre de las puertas.

Independientemente de que la instalación la haga un técnico, o la hagamos nosotros como particulares, incluso de las normas, lo primero que siempre debemos tener en cuenta es la seguridad de quienes van a usar nuestras puertas, los que van a estar cerca de ellas, y de nosotros.

Muchos usuarios cuando deciden instalar un automatismo, intentan hacerlo de la forma más económica posible, y como en casi todo tratamos de ahorrar lo más posible, además de perjudicar la durabilidad y funcionalidad del motor, se reduce drásticamente el nivel de seguridad de la puerta, aun siendo un elemento ciertamente peligroso en el día a día.

En muchas ocasiones hemos escuchado decir: “yo tengo cuidado de abrir o cerrar la puerta cuando la veo y no hay nadie”. Y es cierto, tenemos cuidado, pero como en tantos otros aspectos de la vida, también tenemos cuidado, y no por eso deja de haber accidentes como ocurre con el tráfico, tanto por nuestras distracciones como por acciones no controladas de terceros. Recientemente nos relataban como un ciclista tuvo un grave accidente al chocar con una puerta basculante con apertura hacia el exterior por no verla, ni tampoco tener posibilidad el propietario de divisarle para advertirle. Faltaba un aviso luminoso…

Esta es la verdadera e importante razón a la hora de decidir instalar elementos de seguridad (fotocélulas, bandas, avisadores luminosos, motores con encoder, mandos con sistema antipánico…)

Los avisadores luminosos, a pesar de su bajo coste, son uno de los elementos de seguridad más agradecidos sobre todo para terceros. Advierten de que una puerta se está moviendo, y por tanto peatones y otros vehículos se preparan para tomar las debidas precauciones ante la entrada o salida de un vehículo, o el propio movimiento de la puerta. Es tanta la seguridad que aportan que en la gran mayoría de ayuntamientos es obligatoria su instalación para regular el tráfico en las salidas/entradas de garajes en las aceras, o en zonas rurales, para advertir a quienes circulan por el camino o carretera de que un vehículo puede salir de la finca, etc.

Las fotocélulas detectoras de obstáculos, tienen un componente de seguridad muy alto, pues hacen que la maniobra de cierre de una puerta se detenga inmediatamente y además se retraiga si el motor tiene sistema Encoder. Esta es una grandísima ventaja, pues en el caso de calarse el coche en medio de la puerta mientras se cierra o detenerse por una emergencia, o cruzar un peatón, niño, bicicleta, etc mientras se cierra…

Los motores con mandos con sistema antipánico de CAME han supuesto una verdadera innovación de seguridad. Este sistema anula la señal de todos los mandos mientras una puerta se abre, impidiendo así que por error apretemos un botón ordenando que se cierre y por tanto eliminando el riesgo de impacto.

Los accidentes con puertas automáticas si los motores son de calidad y está provistos de sistemas internos de regulación de fuerza, anti-aplastamiento y sistema encoder (al tocar obstáculo se retraen), no suelen ser graves, ya que el golpe a una persona adulta será medianamente leve (no ocurre lo mismo con los niños en los que las lesiones pueden ser muy graves). No obstante económicamente si golpean un vehículo, si que vamos a tener un disgusto para el bolsillo, ya que cualquier golpe daña pintura y carrocería.

Un consejo: si vemos la puerta moverse no intentemos que se pare metiendo el morro del coche, ya que lo más probable es que no lo consigamos (caso real y más habitual de lo que podáis pensar).
Si la puerta automática no está protegida con fotocélulas o banda sensible, y el coche está en el recorrido de la puerta no lo muevas. Intenta darle al mando, pero jamás quieras ser más rápido que la puerta, porque te llevarás la puerta y destrozarás el coche (caso también muy real y habitual).

Protégete de gastos por accidente, y disgusto mayores, no ahorres en seguridad, las normas están para cumplirlas, pero por encima de las normas está el sentido común.

La seguridad en las puertas batientes

motores-y-automatismos-para-puertas-abatibles-batientes-automaticas-vicape-aprimatic-motorline-tienda-online

motores-y-automatismos-para-puertas-abatibles-batientes-automaticas-vicape-aprimatic-motorline-tienda-online

Las puertas batientes o abatibles automáticas, son aquellas que se abren girando sobre el eje lateral de la hoja de la puerta.

Pueden ser de 1 o 2 hojas, y por las características de los motores que les corresponde no son especialmente peligrosas para las personas, ya que la potencia necesaria para mover la/s hoja/s es baja. De todos modos, al igual que en otros tipos de puertas, deberemos disponer de uno o varios sistemas de seguridad que eviten accidentes y daños a personas, animales y enseres personales como los vehículos.

El sistema más apropiado por eficaz y eficiente son las fotocélulas para puertas: aunque existen otros como las bandas neumáticas o los detectores de masa magnética, las fotocélulas ofrecen la máxima certeza y seguridad a la hora de detectar preventivamente obstáculos, y detener la puerta y revertir la maniobra de cierre, de manera inmediata.

En el caso de las puertas batientes o abatibles y la instalación de fotocélulas, ya sean fotocélulas de espejo o reflexión o de emisor receptor, debemos instalar dos unidades conectadas en serie, una en el borde exterior de la puerta y otra en la parte interior, ya que si solo instalamos una protegeremos tan solo parcialmente la zona de paso de la hoja u hojas.De este modo si una persona, animal u objeto, se encuentra fuera del radio de acción de la fotocélula, la puerta se cerraría igualmente provocando probablemente un accidente.

Por tanto siempre que la situación nos lo permita, debemos instalar dos fotocélulas. Si bien es cierto que en algunas ocasiones cuando la puerta está en una finca y no tenemos paredes laterales interiores, la dificultadad para instalar el segundo juego es alta, siempre podremos instalar unos postes de aluminio que existen a tal efecto para poder sujetarlas de manera útil, a la par que se logra un efecto muy estético y seguro.

Podéis ver un ejemplo de los postes para fotocélulas en la foto de inicio con el número 7

En el peor de los casos de no “poder” instalar fotocélula, debemos contar con un automatismo para para puertas abatibles que permita programar en el cuadro de maniobras o centralita a bordo, un modo “semiatomático” o “paso a paso”: es decir, que la puerta no se cierre sola hasta que no demos una orden con el mando o un pulsador para confirmar que debe cerrarse mientras la observamos.

Como añadir seguridad a una puerta automática de garaje o negocio

sistemas de seguridad para puestas automáticas

Automatizar la puerta del garaje u otro recinto, ya sea una puerta corredera, batiente, seccional, techo o persiana (enrollable), es en sí una acción de seguridad para nosotros y los nuestros.

Los motores en puertas automáticas ofrecen una resistencia muy elevada a intentos de forcejeo, a la acción de los elementos (golpes de viento por ejemplo) además de evitar que nos tengamos que bajar del coche para entrar en nuestro hogar o negocio, reduciendo el riesgo de atracos y otras situaciones de riesgo.

Si está pensando en automatizar su puerta, o está ya está automatizada, existen una serie de elementos de seguridad, que debe tener en cuenta, para reducir al máximo los riesgos.

Mando a distancia / telemando de la puerta

Asegúrese que el telemando para la puerta utiliza el sistema Rolling Code. Es un código aleatorio único que se genera cada vez que se usa el mando, lo que evita que un vecino o cualquier otra persona tenga la misma frecuencia, o la copie y pueda usarla para abrir su puerta automátca.

Fotocélulas, sensores de detección de obstáculos

Se trata de un dispositivo que aumenta la seguridad de personas y vehículos de una manera muy notable, y que además es obligatorio para nuevas instalaciones en España. Aunque hay motores para puertas automáticas que disponen de Sistema Antiaplastamiento (al tocar un obstáculo, se detiene la puerta y se retira), las fotocélulas, actúan detectando por mecanismos ópticos objetos que se encuentren en la trayectoria de la puerta, como puede ser un niño, un animal o el coche, antes de tocarlos y deteniendo la puerta en ese mismo instante, lo que es evidentemente una gran ventaja como elemento de seguridad.

Avisador luminoso o luz de maniobra

Estas luces avisadoras se encienden cuando se ha ordenado el movimiento de una puerta, tanto en su apertura como en su cierre. En algunos modelos avanzados de automatismos para puertas, se puede programar el tiempo para que se retarde el inicio del movimiento de la puerta, por ejemplo 15 segundos, desde que se enciende la luz.

Su objetivo es avisar a transeúntes, tráfico, y cualquier persona que pueda ver la luz, que la puerta automática se abrirá o cerrará, además de advertir de que puede estar saliendo o entrando un vehículo, etc.

Todas ellas son opciones muy buenas para incrementar la seguridad de la instalación de una puerta automática. Por ello le recomendamos que elija siempre Kits de automatismos que incluyan estos elementos, o que permita que pueda instalarlos a posterior.