Automatizar una puerta (II)

Queramos sustituir un viejo motor de la puerta del garaje o automatizar la nueva puerta corredera, cancela batiente, etc, de la entrada a casa, no cabe duda de que debemos lo que moverá por nosotros la puerta, el motor.

¿Qué debemos de tener en cuenta a la hora de elegir el motor?

1º Tipo de apertura de la puerta

2º. Dimensiones de la puerta

Basta con medir la longitud y altura de la puerta, y si acaso el grosor para determinados casos.

3º. Materiales de la puerta.

Esta variable nos ayudará para resolver varias dudas que más adelante explicaremos.

4º. Peso de la puerta. CALCULO

Las dimensiones y el material nos servirán para hacer este cálculo.

Ancho x Alto = metros cuadrados x 35 Kg/ metro cuadrado   (EJEMPLO: 4 X 2 = 8 X 35 = 280 kg

No obstante, dando los datos a cualquier proveedor o instalador de automatismos, inmediatamente nos van a hacer el cálculo del peso de nuestra puerta, y por tanto el tipo de motor que precisaremos

Una vez tengamos claros estos cuatro puntos, sabremos que tipo de motor necesitaremos en cuanto mecánica y en cuanto a potencia necesaria. No obstante es muy normal que tengamos dudas, y tomar el paso de adquirir uno u otro motor, por ello recomendamos de manera imprescindible que siempre consultéis a vuestro proveedor o instalador, porque él sabrá exactamente que necesita vuestra puerta.

Automatizar una puerta (I)

Automatizar una puerta no solo resulta la solución más cómoda para abrir la puerta de nuestra casa, o el portón de nuestro garaje o nave. Además de evitar el esfuerzo físico, la molestia de bajar del coche un día de lluvia y frió para mover la puerta, etc, está la seguridad, ya que con buenas velocidades de apertura y cierre (que pueden alcanzar velocidades realmente rápidas), se reduce la exposición a los robos.

Una pregunta muy común es: ¿puedo automatizar una puerta ya instalada?

Esa duda es muy razonable, en tanto en muchas ocasiones tenemos una puerta corredera de acceso a nuestra casa, o una puerta para el garaje, que durante meses o años hemos abierto y cerrado manualmente. No existen puertas automáticas, sino puertas que se pueden automatizar, por tanto a cualquier puerta (salvo casos muy muy particulares) se le puede colocar un motor, y conseguir que actue a nuestro antojo con tan solo pulsar un botón. Por tanto quitémonos dos falsos mitos que circulan con alegría en la calle:

No es cierto que a una puerta si no se le pone el motor en el momento de instalar la puerta, más tarde no podrá ser automatizada, o resultara complejo y caro.

No es cierto que para un determinado tipo de puerta (de un fabricante concreto) haga falta una marca de motor concreto.

Eliminando estas dos premisas erroneas nos queda que si queremos comprar la puerta al fabricante que más nos ha gustado aunque no instale automatismos, adquirir una puerta de segunda mano o aprovechar la que desecha un vecino que hace obra nueva, y la queremos automatizar con un nuevo motor, o directamente, automatizar por primera vez, podemos colocar cualquier marca de automatismo que se adapte a las características de la puerta y además lo podemos hacer nosotros mismos, ahorrando una muy importante cantidad de dinero o pidiendo que nos lo haga un instalador profesional.

En cualquier caso deberemos tener varios aspectos en cuenta, que más adelante seguiremos tratando en este blog.